DR. GILBERTO VALENZUELA SOTO
Atención del Enfermo Urológico con Ética, Experiencia y Profesionalismo

     

    Dr. Gilberto Valenzuela Soto

     
    Especialista en Urología
    Cédula Profesional de Especialista
    No. 3393207
    Cedula Profesional
    No. 1018541


    Miembro del Colegio Médico de Hermosillo

    Mail: consultaurologo@hotmail.com

    TÉLEFONOS
    662-2127190
    Cel. 6621373449

    Ante la ola de extorsiones
    y llamadas de "servicios financieros"
    en aprox. 6 a 9 meses 
    dejaremos de utilizar el 
    telefono fijo (2127190)
    para solo
    utilizar el Celular y las
    Citas On-Line

    Reservar cita On-Line aquì

    http://urologo.reservio.com/
     
     

     
    Domicilio
    Plaza Chantal
    Juarez 425-B, esquina con Calle 10
    Col. Sacramento
     C.P. 83144
    200 mts. antes de llegar
    al estacionamiento posterior
    de Hospital San Josè

     


    Si posee un Smartphone
    entre a Google Maps
     y en "Buscar" coloque
    mi nombre de la
    siguiente manera:
    "Dr. Gilberto Valenzuela Soto"
    o" Plaza Chantal " 
    y su GPS
    lo llevará exactamente
    a mi consultorio.


     
    __________________________________________________________________________________________________
    __________________________________________________________________________________________________

     


    POR CUESTIONES DE SEGURIDAD
    NO RESPONDEMOS
    "NÚMEROS PRIVADOS
    "
    NI NUMEROS "NO DISPONIBLE"
     
     

    Hermosillo, Sonora, México


     
    Horario de Consulta

    Lunes a Viernes
    de 10:30 a 12:30

    y de 16:30 a 19:00

    Sàbados *
    de 12 a 13:00 hrs
    (Para èstas citas se deberàn
    agendar de lunes a viernes
    solamente)






     
    Para su comodidad operamos en Hospital CIMA, Hospital San Jose de Hermosillo, Sanatorio Licona, Clinica del Noroeste, Sanatorio San Francisco, Hospital San Benito, Corta estancia Clinica Nova.
    _____________________________________________________________________________

    _____________________________________________________________________________________________________
    _____________________________________________________________________________________________________













    La urolitiais se define como la presencia de cálculos,  litos o piedras que se forman en el sistema urinario, crecen poco a poco encimándose un cristal sobre otro (por aposición) y pueden quedar fijos en ese lugar, aunque lo habitual es que se desprendan. Cuando esto ocurre y su calibre es menor de 6 Mm. en uno de sus diámetros, pueden migrar (caer) por el uréter (tubito que baja la orina del riñón hacia la vejiga) y dar lugar al cólico renal.

    En la causa de la litiasis intervienen diversos mecanismos, tales como la saturación salina de la orina y la poca eficacia de los inhibidores de la cristalización (citratos, pirofosfatos, etc.) y la formación de núcleos (mucoproteínas) que favorecen la aposición de los cristales. La escasa ingestión de líquidos con reducción del volumen urinario, favorece la aparición de cálculos. Algunas estadísticas le otorgan a esta enfermedad una prevalencia de 1 cada 200 habitantes, con una mayor proporción en el varón (2:1).

    Las sales de calcio son el componente más constante de los litos y entre ellas las de oxalato de calcio la más frecuente. Los cálculos de ácido úrico se encuentran en una proporción entre 5 y 7 % (tal vez en nuestro país sea mayor por la dieta rica en carne vacuna) y aquellos que son provocados por la infección urinaria (por microbios productores de ureasa), como son los de sales de magnesio, amonio y fosfato -llamados de estruvita- comprenden el 20 % de ellos. En la cistinuria familiar, enfermedad hereditaria del metabolismo de la cistina, es habitual la formación de estos cálculos, que representan solamente el 1 % de la totalidad.

    Mientras que el paciente que padece de un cálculo coraliforme o de una obstrucción ureteral con hidronefrosis puede sufrir un dolor permanente, sordo, en la zona lumbar, el cólico renal tiene características únicas que permiten su diagnóstico.

    Comienza en forma brusca con dolor lumbar que se irradia hacia el abdomen y sobre todo hacia la zona inguinal, siendo frecuente el dolor inguinoescrotal en el hombre y en los genitales externos en la mujer. Generalmente aparece muy temprano en la mañana o lo despierta el dolor. Aunque puede ceder después de unas horas, lo habitual es que mantenga lapsos sin dolor o bien, períodos en que se acentúa y otros en que, sin calmar totalmente, reduzca su intensidad. Son enfermos que se movilizan y cambian de actitud en la búsqueda de una posición antiálgida (no pueden estar sentados, parados ni acostados). Los antiguos clínicos decían que el enfermo con un cólico renal “deshace su cama”. Es común que el dolor se acompañe de: náuseas, vómitos, estreñimiento o diarrea y, a veces, anorexia (falta de hambre).

    A exploración  el abdomen es blando y contrasta con la intensidad del dolor. El médico buscará los puntos dolorosos en la zona lumbar y en el abdomen. La puño percusión -en un paciente muy dolorido- constituye una maniobra agresiva. La simple presión en el ángulo costomuscular (XIIº costilla y músculos de los canales vertebrales) servirá para acentuar o poner de manifiesto el dolor.
    El estudio del paciente con litiasis debe enfocar dos aspectos primordiales. El primero de ellos, el diagnóstico exacto de la afección a través de alguno o varios estudios: la Urografía Excretora, Ultrasonido o UroTAC  que nos permite visualizar riñón, pelvis y vejiga, que nos puede señalar la hidronefrosis (riñón obstruido y dilatado) y la ubicación de la piedra en el uréter. Los litos que contienen calcio se observan en la radiografía simple.



    Que debemos hacer ante un cuadro de dolor ¿
    Podría darse tratamiento ambulatorio si el cólico se controla y no hay vomito constante, de lo contrario hay que internar al paciente para control de dolor con medicamentos intravenosos y suero para evitar la deshidratación. Se deberá realizar lo antes posible los estudios para determinar localización y tamaño de la piedra ya que de esto depende el tratamiento a seguir.
    Tratamientos
    Los tratamientos van desde la espera a que el paciente arroje por si solo la piedra hasta la cirugía, la mayoría de las veces esto es lo mas común que suceda en piedras de hasta 6 mm. La cirugía se realiza cuando la piedra es más grande o hay una complicación como fiebre por infección urinaria. Dependiendo del tamaño y localización se puede realizar Litotricia Extracorpórea, esta es una técnica que consiste en una maquina que localiza y destruye la piedra por ondas de choque, no requiere hospitalización.. Esta indicada para piedras en los riñones y tercio superior de uréteres. La litotricia uretereoscopica (puede ser electro hidráulica o por litoclasth) es una técnica para destruir pequeñas piedras que se encuentran en el uréter del tercio medio hacia abajo, consiste en introducir desde el meato urinario (orifico por donde orinamos) una lente la cual tiene un canal para por ahí introducir un alambre que dispara una chispa eléctrica y esta destruye la piedra, se le coloca después un catéter llamado “doble jota” por aprox. 15 días, esta operación requiere de anestesia BPD (anestesia de la cintura hacia abajo), no requiere hospitalización. En grandes piedras de riñones se requiere cirugía abierta o Percutanea y en raros casos Laparoscopìa, dependiendo del caso.

    Maquina que se utiliza en Hermosillo, Sonora, Mexico.



    La litotripsia extracorporea por ondas de choque (LEOCH) es un procedimiento que se usa para desintegrar cálculos renales simples o del tracto urinario superior. Las ondas ultrasónicas pasan a través del organismo hasta que chocan con los cálculos. Las vibraciones de estas ondas pulverizan los cálculos, los cuales pasan con mayor facilidad por el uréter hacia el exterior del organismo a través de la orina.
    En este tipo de cirugía solo se utiliza un poco de sedación. Al paciente lo acostamos sobre la mesa y por medio de fluoroscopia y una computadora es centrado el calculo y este es destruido, hay ocasiones en que se tenemos que dejar colocado un catéter doble jota y podría haber necesidad de aplicar una anestesia tipo bloqueo peridural. Terminado el procedimiento el paciente se va a su casa y se recomienda reposo por 1 o 2 días.


    Dibujo de como funciona.

     

    © 2019 DR. GILBERTO VALENZUELA SOTO